Cascos BellCasi se podría decir que el origen de los cascos de motocicleta seguros, comenzó con un constructor de coches de carrera. Roy Richter veía muchos accidentes en su época, y estaba decidido a hacer lo que pudiera para evitar los graves daños que sufrían los pilotos. También fue un decidido hombre de negocios y un inventor muy creativo. Combinando estos talentos, llegaría su éxito a través de la marca Bell Helmets.

 

El primer casco de Bell Helmets

Los cascos originales que creo Roy Richter, fueron diseñados para ayudar a estos pilotos que desafiaban a  la muerte en cada carrera. El 500 (como Richter lo llamó) fue su primer casco. Los motociclistas de hoy podrían sorprenderse al descubrir que no tenía una pantalla facial. Este diseño de casco de motocicleta de cara abierta pronto fue mejorado con la introducción de un forro de poliestireno (desde luego nada elástico).

Otro gran avance, es que estaba construido en fibra de vidrio, pero hay que tener en cuenta que la calidad del material era muy diferente entonces de lo que es hoy en día.

Debido al éxito del modelo 500, Bell Helmets tuvo que abandonar el garaje y trasladarse a sus propias instalaciones contratando personal a tiempo completo para poder afrontar los pedidos.

 

El éxito de un modelo

La evolución del primer casco derivo en el modelo Bell 500-TX, que recibió el premio Excellence of Design Award del Museo de arte moderno MoMa, uno de los museos de arte más prestigiosos de la ciudad de Nueva York, que todavía tiene cuatro cascos vintage en exhibición.

Claramente, los cascos Bell fueron la vanguardia desde el principio. El Bell 500 ocupa un lugar en la historia junto a las Harley Davidson originales y otras motocicletas de época.

Bell tenía las manos llenas de pedidos, desde los procedente de los cuerpos de policía estadounidenses (El Bell 500 se convirtió en un artículo imprescindible para los oficiales de policía), los pilotos de carreras, y cada vez más, por parte de los entusiastas de las motocicletas.

La seguridad se había puesto de moda, y los cascos de Bell era su icono.

 

Nuevos deportes y nuevos cascos

El equipo de esquí de EE.UU. también se convirtió en cliente. Los cascos eran vitales para la seguridad de los esquiadores cuando bajaban por las montañas o subían por una rampa de esquí.

Los pilotos de acrobacias (muy populares en la época) también los adoptaron. De hecho, Evil Knievel atribuyó a un casco Bell el haber salvado su vida después de un salto fallido en Las Vegas. Las carreras de motos los adoptaron. Los pilotos ganadores lo hacían equipados con un casco Bell, que prácticamente era el único accesorio de seguridad que llevaban.

Una vez más, el éxito de la compañía los llevó a mudarse. Esta vez, Bell Helmets dejó su ciudad natal y se mudó a Long Beach, CA.

En 1968, Richter introdujo el primer casco de motocicleta integral. El piloto Dan Gurney presentó el Moto Star al mundo, en una carrera de las 500 millas de Indianápolis. Este casco salvaría aún más vidas.

En 1971, Richter continuó con una versión todoterreno del casco integral, y a mediados de la década de 1970 debutó con el Bell Moto 3.

La fábrica de Bell se mudó de nuevo en 1976. Esta vez se trasladó a Norwalk, California. Este movimiento le permitió a Bell crear uno de los laboratorios de pruebas más sofisticados del país, que le permitiría trabajar las nuevas innovaciones en compuestos de materiales y diseño de cascos.

 

Una marca con reconocimiento mundial

Hoy en día, los ingenieros de Bell trabajan duro para crear cascos que puedan cumplir desde los estrictos estándares que marcan las homologaciones gubernamentales hasta las carreras de Fórmula Uno.

En la actualidad Bell comercializa cascos para todo tipo de deportes de carreras. Mantiene su enfoque en la creación de la mejor protección para todo, desde los aficionados al moto-turismo hasta las carreras de velocidad en tierra. Esto requiere la misma atención a la seguridad en la que se centraba Richter al principio de su carrera. Sin embargo, los ingenieros de Bell de hoy en día también deben centrarse en la aerodinámica y en el uso de materiales ligeros a la vez que resistentes.

Sin duda Bell Helmets es una de las marcas de cascos para moto mas contrastadas del mundo.

Casco Bell Custom 500

Cascos Bell Custom 500

El nombre de "Bell Custom 500" es un homenaje al casco original de fibra de vidrio Bell que se fabrico allá por 1954, año en que Bell saco al mercado su primer casco de fibra de vidrio y lo bautizó con el nombre de "500".

Pero la marca da un paso más para ofrecernos un casco con diseños verdaderamente increíbles, al asociarse con el gurú del Pinstriping "Skratch" con el que creara una nueva línea, a partir de su casco Custom 500, muy, muy cool en una edición limitada denominada “Skratch”.
.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies